En una jornada sin precedentes, Madrid iza la bandera por la igualdad salarial